Cementerio de no nacidos en Tan Bien, Vietnam.

Hemos visitado el cementerio de Tan Bien. Este cementerio tiene su origen en los 700 cuerpos que los Hermanos encontraron enterrados en el terreno que adquirieron en su día. Dichos cuerpos pertenecían a víctimas de la guerra; los Hermanos publicaron en varios medios de comunicación la existencia de las tumbas, con lo que los familiares pudieron reclamar los cuerpos. Aquellos que no fueron reclamados permanecen hoy en una parte del cementerio.

En otra parte encontramos el cementerio de los no nacidos. Un  grupo de voluntarias de la asociación Pro Life recoge y entierra a los fetos de los hospitales de la zona, resultado de los abortos inducidos practicados en los mismosEn nichos individuales se encuentran los fetos mayores de 3 meses, mientras que 15 tumbas albergan más de 100.000 fetos menores de 12 semanas.

Nos comentan que existen otros cementerios como este en la provincia.

Fitoterapia y VIH en Tan Bien Vietnam

Hemos visitado el centro de VIH en Tan Bien, donde se trata a 10 pacientes. Nos cuentan los Hermanos que el gobierno es muy reticente a tratar a enfermos de sida y  son ellos quienes se ocupan de  los pacientes en un estado más avanzado de la enfermedad.  En el caso de inminente fallecimiento, los Hermanos acompañan a los enfermos a sus casas. En Vietnam es raro fallecer en un hospital, ya que la gente prefiere morir en sus hogares rodeados de sus familiares y seres queridos.

Durante nuestra visita conocimos a Joseph Phú, de 35 años, enfermo a cuya cama está sentada su mujer Mary Hán, de 27 (foto abajo). En la habitación contigua recibe su medicación por vía intravenosa una pareja; él, Hué, de 34 años, masajista de profesión y religión budista (con camisa blanca en la foto); Ha perdido la vista por un virus. Su pareja Hoa, también afectada de sida, acaba de recibir la medicación y vuelve a su trabajo como dependienta en una tienda de ropa.

En otra habitación descansa Thu, de 30 años y también budista. Tiene un niño y una niña, y ahora está embarazada de siete meses. Habla por el móvil con su marido para que vaya a recogerla mientras recibe la medicación.

Junto a la zona de enfermos de sida se encuentra un centro para personas con problemas de riñón. Actualmente se encuentran 12 pacientes recibiendo tratamiento de diálisis. Residen aquí ya que viven demasiado lejos para desplazarse. Los Hermanos pagan la manuntención de los que tienen menos recursos a través de benefactores que proporcionan principalmente el arroz.

Los centros de los Hermanos de San Juan de Dios en Vietnam son muy activos en el area de la medicina alternativa. El centro de Tan Bien fabrica los medicamentos a base de hierbas que serán distribuidos al resto de centros. De momento sólo fabrican para consumo dentro de los centros de San Juan de Dios, pero nos comenta el Hermano Joseph que desean aumentar la producción y vender los medicamentos al publico en general, ya que sería una buena fuente de ingresos.

Los medicamentos a base de hierbas tratan curar mejorar problemas digestivos, equilibrar el estado general, como suplemento alimenticio, sobre todo de hierro para las mujeres, aliviar dolores musculares o para regular la tensión.

Brother Antony aconsejan a los pacientes y familiares acudan a realizarse chequeos mádicos regulares, ya que muchos enfermos acuden al hospital cuando es demasiado tarde o con la idea de que la fitoterapia puede por sí sola curar su enfermedad.

Thi y los números

En los centros de San Juan de Dios se de Than Son, Suoi Nho y La Nga se trata a los pacientes con medicina alterativa, acupuntura y fisioterapia.

En el área de fisioterapia hemos podido conocer a Nguyen Thi Hong Ngoc.

Toda una experencia.

Junto a Nguyen Thi Hong Ngoc hay un elevado número de pacientes consecuencia de accidentes de tráfico. Solo en los cinco primeros meses de este año se han registrado en Vietnam (91 millones de habitantes) 13.000 accidentes con un resultado de 4.000 muertes, la mayoría motoristas. Nos podemos hacer una idea de la magnitud de esta cifra si la comparamos con los 1.479 fallecidos en carretera durante 2011 en España. Solo en Saigón hay 6 millones de ciclomotores. Su popularidad se debe al prohibitivo precio de los coches; sin embargo, se puede adquirir un escúter de segunda mano desde €200, precio razonable teniendo en cuenta que un buen salario mensual aquí es de €400.

Pudimos acercarnos al Hospital que pertenecía a los Hermanos antes de pasar al gobierno y comprobamos en directo la afluencia continua de personas accidentadas en urgencias. Una vez curados de las lesiones, los Hermanos se ocupan de la rehabilitación. El tratamiento es gratuito y solo los más pudientes pagan la medicación.

En la foto una muestra de los más atrevidos…incluso vimos una motocicleta transportar una enorme nevera, cientos de bolsas con diminutos peces, cerdos, perros, mesas, escaleras…vaya, lo que nosotros llevaríamos en una furgoneta. 🙂

Acupuntura y menú a 25 céntimos

Hoy hemos visitado el comedor de la clínica de Tan Bien. Aquí se sirven 150 comidas al día, tanto para los pacientes del hospital, sus familias, el personal médico y los Hermanos de la comunidad.

A partir de las 11 de la mañana empieza a llenarse la cocina, que sirven media hora más tarde los futuros Hermanos de San Juan de Dios. La comida consta de arroz, verdura, carne y fruta.  Se cocina con poca sal, ya que los problemas de hipertensión son comunes aquí. El coste real de cada comida es de 50.000 dongs vietnamitas, equivalentes a casi 2 euros, pero el precio al que se sirve cada menú es de 25 céntimos. Nos dice Brother Joseph que se trata de un precio simbólico que permite a los beneficiarios sentir que participan al asumir parte del coste.

Se sirve comida y cena a partir de las 5 de la tarde. Los hermanos están estudiando ofrecer desayunos. A ver si pronto los vemos a todos desayunando Pho, sopa con cordero o pollo que toman en el desayuno (nosotros ya la tomamos cada día a las 6:00 am!)

También hemos visitado las unidades de acupuntura de las comunidades de Tan Bien y Thanh Son. La acupuntura es una práctica muy arraigada en el país por la influencia de China, que ocupó Vietnam durante mil años. La gran mayoría de casos que se tratan en las salas de hombres y de mujeres se refieren a dolores de espalda y cuello. La causa es el tipo postura en el campo, cavando o cargando. También hay muchos casos de artrosis, ya que la gente trabaja descalza en zonas húmedas, principalmente en los campos de arroz. Cada paciente tiene sus agujas en un cajita con su nombre.

Fisioterapia para grandes y pequeños en Tan Bien, Vietnam

Hoy hemos visitado el área de fisioterapia. Los Hermanos se ocupan de unos 30 pacientes diariamente y adicionalmente dejan un espacio libre con máquinas y camillas para que las familias puedan usarlas según cada tratamiento.

Hemos charlado con la madre (abajo en la foto sonriendo) de Tran Duc Thanh de 30 años. Nos cuenta cómo su hijo fue golpeado hace menos de un año por un ladrón cuando intentaba robarle la moto. El golpe en la cabeza le ha producido daño cerebral. Ella viene cada día para hacerle masajes (ha estado aprendiendo en el hospital) y utilizar las máquinas para mejorar la movilidad de su hijo.

Nguyen Duy Thong tiene 20 años (foto abajo con collarín). Nos cuenta su tía que tuvo un accidente de coche contra un camión hace ahora una semana. Está en la Universidad; aunque lleva la camiseta de la selección alemana nos confiesa que apoya a España en la Eurocopa.

Una planta más arriba los Hermanos se ocupan de los más pequeños. La mayoría de los niños ha sufrido problemas al nacer. Impresionados nos hemos quedado con Nguyen Thi Phuong Thao de 4 años en las paralelas.

Graduación futuros Hermanos y Brother James Lé

A nuestra llegada hemos conocido a la nueva generación de Hermanos de San Juan de Dios en Vietnam. Celebraban su graduación y pudimos a asistir al evento donde descubrimos sus cualidades musicales (ver video abajo) y deportivas. Aparte de sus formación en materias como teología o espiritualidad, los jóvenes se especializan áreas relacionadas con la salud como enfermería o fisioterapia.

Curiosamente la Eurocopa nos ha servido para conocerlos un poco mejor. Hacia las 11:00 de la noche, coincidimos con varios de ellos frente al televisor. Entre córners y fueras de juego nos comentan su entusiasmo por estar cerca del enfermo.

El Brother James Lé  es uno de los veteranos de la comunidad de Vietnam. Ha vivido en Canadá, Japón e Italia; nos sirve de intérprete hasta con los más jóvenes. Nos llama la atención de él su sensibilidad y su capacidad para hacernos sentir como en casa.

En cuanto le propusimos grabarle en video, no dudó en desempolvar su traje típico vietnamita.