Amadeo

A 70 kms de Manila está el centro  San Ricardo Pampuri que los Hermanos de San Juan de Dios tienen en Amadeo, provincia de Tagaytay, lugar paradisíaco donde mucha gente de la capital pasa sus vacaciones. Ahora hay poca gente en la zona porque acaban de empezar el año escolar y la época de lluvias.

El centro consta de un orfanato y de un colegio de educación especial. Las instalaciones cuentan con una sala de estimulación multisensorial, fisioterapia, terapia ocupacional e hidroterapia.

En 1996 llegaron los chicos al orfanato, hoy adolescentes. Al igual que en centro de Velloor en India, nos ha llamado la atención lo familiar del centro. Dino nunca suelta los lápices, sus dibujos enmarcados decoran el pasillo central de la escuela. Kim (con camiseta amarilla y manga gris) es muy inquieto y poco amigo de ventanas, con los que se han protegido todos los cristales con rejas. Edwin (en la silla), de 16 años, habla muy bien inglés; al preguntarle como estaba nos contesto con una sonrisa “muy bien”. Loui también estira las piernas de la mano del Hermano Romanito. Loui llegó con tres años al centro; tras sufrir una operación fallida de cataratas, prefiere no levantarse de su silla de ruedas. Mientras Mariano (le llaman MarMar) nos sonríe y escucha la radio desde su cama. Many, también de amarillo abajo, no para de buscar compañia para dar vueltas en el recinto. A pesar de que camina con dificultad es difícil seguir su ritmo!

Además del orfanato, el centro cuenta con el Saint Rafael School for Special Children.  La escuela consta de cuatro grupos de 8 alumnos, dos de mañana y dos de tarde, que empiezan a la una. Cada mañana izan la bandera y cantan el himno de Filipinas y después realizan estiramientos antes de comenzar sus clases. La atención personalizada del centro hace que reciban muchas peticiones, nos cuenta su director Brother Fermín.

Por ello en dos meses comenzará la construcción de un nuevo pabellón para ampliar el servicio de educación especial. Los ingresos provenientes de las familias con recursos ayudarán a sufragar las matrículas de los niños de familias pobres. Algunos de ellos están patrocinados por benefactores locales y por la Fundación Salud para Todos de los Hermanos de San Juan de Dios desde España.

En nuestra visita coincidimos con el club de motos Honda de Manila. Liderado por una de las dos chicas del club nos comentaron que querían hacer una donación a través de un evento que estaban preparando.

Nuestra experiencia en el centro San Ricardo Pampuri de Amadeo ha sido inolvidable gracias a los Hermanos que dirigen el centro. Aparte de su profesionalidad y el cariño a los clientes del centro hemos podido conocer su lado más personal y creativo.

Brother Romanito es especialista en perfumes, y ha desarrollado la marca propia OH (Orden Hospitalaria) para hombre y para mujer. A propuesta del obispo ha desarrollado un aceite corporal que el primero bendice. Se vende  en bolsas que fabrica Dino con papel de revistas. En la misma tienda se venden las camisetas que ha diseñado Brother Fermín “I am proud to be special” 🙂 Brother Romanito también se encarga del huerto y la granja de cerdos y más de cien pollos que surte al centro.

Brother Liuven, prior del centro, está a la espera de que lleguen los Hermanos de Papúa-Nueva Guinea para comenzar su formación en Amadeo. Tiene debilidad por la música (en especial Adele) y aparte de  su fantástica voz pocas canciones en la radio de la furgoneta escapan a su tarareo.

Por su parte, Brother Lawrence es amante de la química y experimenta con frutas y licores mezclando todo lo que encuentra en la cocina. Y es que nos ha sorprendido la habilidad de los filipinos para “mezclar cosas”. No en vano el postre nacional es el Halo-Halo, compuesto de hielo picado, coco, mango, alubias, garbanzos, arroz…

Los Brothers cuentan con la ayuda de los trabajadores del centro, personas con una impresionante pasión por su trabajo. Cada día llevan un polo de distinto color con el logo del centro. Abajo  a la izquierda Rainier hace la rehabilitación de Edwin dos veces por semana, martes y jueves. En la foto a la derecha está Minha, que trae a su hijo de trece años, con síndrome de Down, al centro en el turno de tarde. Los Hermanos le ofrecieron trabajar con ellos en la cocina para tener ingresos. Dice que le gusta acercarse a la ventarna del aula para ver a su hijo.

Kristy Uzarraga y Saint John of God Polyclinic

En el centro de los Hermanos de St John of God en Manila hemos descubierto el apoyo que prestan los profesionales más allá de su trabajo.

Kristy Uzarraga (a la izquierda en la foto), de 47 años, es enfermera en el centro de Quiapo. Suele quedarse mucho más tiempo del que le corresponde cada día y el año pasado recibió un premio de toda la clínica por su compromiso. Kristy tiene dos hijos de 15 y 13 años, pero tiene además acogido en su casa a Abu (en la foto con peto y polo rojo), de tres años. Desde que está con ella ha crecido y ganado cinco kilos.

El pequeño Abu es hijo de Nor-Ain, de 38 años. Nor-Ain fue abandonada por su marido, de 31 años, aunque nos dice que ha vuelto a casa y no sale a buscar trabajo. Ha dado a dos de sus hijos, un niño y una niña, en adopción. Los otros cinco aparecen en la foto. Los mayores, Abdulla, de ocho años y Ari de siete, van al colegio. Abdul, de cinco, suele ir tres días en semana al centro de Manila donde la Hermana Sara se ocupa de él mientras trabaja en el área de ginecología. El más pequeño, Asahri, de nueve meses, se agarra al biberón de agua y azúcar, básicamente su alimento del día. El biberón lleva un rato vacío pero él sigue chupando.

El Saint John of God Polyclinic  alberga servicios de obstetricia, ginecología y pediatría, entre otros. Nos cuenta la doctora que las madres en Filipinas son muy jóvenes y que debido a la cantidad de embarazos han desarrollado un área de “counselling”. Los profesionales del centro asesoran a las mas jóvenes sobre cómo controlar la natalidad a través del  Método Billings. En el caso de que no puedan quedarse con el bebé por motivos económicos, el centro dispone de un servicio de adopción. Nos cuenta la doctora que una vez que tienen el bebe el 99% de las madres se quedan con ellos.

Fitoterapia y VIH en Tan Bien Vietnam

Hemos visitado el centro de VIH en Tan Bien, donde se trata a 10 pacientes. Nos cuentan los Hermanos que el gobierno es muy reticente a tratar a enfermos de sida y  son ellos quienes se ocupan de  los pacientes en un estado más avanzado de la enfermedad.  En el caso de inminente fallecimiento, los Hermanos acompañan a los enfermos a sus casas. En Vietnam es raro fallecer en un hospital, ya que la gente prefiere morir en sus hogares rodeados de sus familiares y seres queridos.

Durante nuestra visita conocimos a Joseph Phú, de 35 años, enfermo a cuya cama está sentada su mujer Mary Hán, de 27 (foto abajo). En la habitación contigua recibe su medicación por vía intravenosa una pareja; él, Hué, de 34 años, masajista de profesión y religión budista (con camisa blanca en la foto); Ha perdido la vista por un virus. Su pareja Hoa, también afectada de sida, acaba de recibir la medicación y vuelve a su trabajo como dependienta en una tienda de ropa.

En otra habitación descansa Thu, de 30 años y también budista. Tiene un niño y una niña, y ahora está embarazada de siete meses. Habla por el móvil con su marido para que vaya a recogerla mientras recibe la medicación.

Junto a la zona de enfermos de sida se encuentra un centro para personas con problemas de riñón. Actualmente se encuentran 12 pacientes recibiendo tratamiento de diálisis. Residen aquí ya que viven demasiado lejos para desplazarse. Los Hermanos pagan la manuntención de los que tienen menos recursos a través de benefactores que proporcionan principalmente el arroz.

Los centros de los Hermanos de San Juan de Dios en Vietnam son muy activos en el area de la medicina alternativa. El centro de Tan Bien fabrica los medicamentos a base de hierbas que serán distribuidos al resto de centros. De momento sólo fabrican para consumo dentro de los centros de San Juan de Dios, pero nos comenta el Hermano Joseph que desean aumentar la producción y vender los medicamentos al publico en general, ya que sería una buena fuente de ingresos.

Los medicamentos a base de hierbas tratan curar mejorar problemas digestivos, equilibrar el estado general, como suplemento alimenticio, sobre todo de hierro para las mujeres, aliviar dolores musculares o para regular la tensión.

Brother Antony aconsejan a los pacientes y familiares acudan a realizarse chequeos mádicos regulares, ya que muchos enfermos acuden al hospital cuando es demasiado tarde o con la idea de que la fitoterapia puede por sí sola curar su enfermedad.

Thi y los números

En los centros de San Juan de Dios se de Than Son, Suoi Nho y La Nga se trata a los pacientes con medicina alterativa, acupuntura y fisioterapia.

En el área de fisioterapia hemos podido conocer a Nguyen Thi Hong Ngoc.

Toda una experencia.

Junto a Nguyen Thi Hong Ngoc hay un elevado número de pacientes consecuencia de accidentes de tráfico. Solo en los cinco primeros meses de este año se han registrado en Vietnam (91 millones de habitantes) 13.000 accidentes con un resultado de 4.000 muertes, la mayoría motoristas. Nos podemos hacer una idea de la magnitud de esta cifra si la comparamos con los 1.479 fallecidos en carretera durante 2011 en España. Solo en Saigón hay 6 millones de ciclomotores. Su popularidad se debe al prohibitivo precio de los coches; sin embargo, se puede adquirir un escúter de segunda mano desde €200, precio razonable teniendo en cuenta que un buen salario mensual aquí es de €400.

Pudimos acercarnos al Hospital que pertenecía a los Hermanos antes de pasar al gobierno y comprobamos en directo la afluencia continua de personas accidentadas en urgencias. Una vez curados de las lesiones, los Hermanos se ocupan de la rehabilitación. El tratamiento es gratuito y solo los más pudientes pagan la medicación.

En la foto una muestra de los más atrevidos…incluso vimos una motocicleta transportar una enorme nevera, cientos de bolsas con diminutos peces, cerdos, perros, mesas, escaleras…vaya, lo que nosotros llevaríamos en una furgoneta. 🙂

Juan Carlos Milena, Juanra Doral, Txema Campillo y Pablo Herreros

Gracias Juan Carlos Milena, Juanra Doral, Txema Campillo y Pablo Herreros por participar en “Qué es lo más bonito que han hecho por tí”. Por vuestro tiempo y buen humor el día que os grabamos de la mano de Ismael El-Qudsi e Inma Ferragud. Nos ha encantado conoceros.

Fuerte abrazo desde tierras vietnamitas! Nacho&Carmen

Juan Carlos Milena,
Periodista, Responsable de Comunicación Minube.es y socio-fundador FriendlyBrand

Juanra Doral Fábregas
Blogero y Director General de Facilisimo.com

Txema Campillo
Bloguero, consultor de redes sociales y coordinador de Ambientenet.es

Pablo Herreros Lavina
Periodista, Bloguero y Socio de Goodwill Comunicación

Fisioterapia para grandes y pequeños en Tan Bien, Vietnam

Hoy hemos visitado el área de fisioterapia. Los Hermanos se ocupan de unos 30 pacientes diariamente y adicionalmente dejan un espacio libre con máquinas y camillas para que las familias puedan usarlas según cada tratamiento.

Hemos charlado con la madre (abajo en la foto sonriendo) de Tran Duc Thanh de 30 años. Nos cuenta cómo su hijo fue golpeado hace menos de un año por un ladrón cuando intentaba robarle la moto. El golpe en la cabeza le ha producido daño cerebral. Ella viene cada día para hacerle masajes (ha estado aprendiendo en el hospital) y utilizar las máquinas para mejorar la movilidad de su hijo.

Nguyen Duy Thong tiene 20 años (foto abajo con collarín). Nos cuenta su tía que tuvo un accidente de coche contra un camión hace ahora una semana. Está en la Universidad; aunque lleva la camiseta de la selección alemana nos confiesa que apoya a España en la Eurocopa.

Una planta más arriba los Hermanos se ocupan de los más pequeños. La mayoría de los niños ha sufrido problemas al nacer. Impresionados nos hemos quedado con Nguyen Thi Phuong Thao de 4 años en las paralelas.

Graduación futuros Hermanos y Brother James Lé

A nuestra llegada hemos conocido a la nueva generación de Hermanos de San Juan de Dios en Vietnam. Celebraban su graduación y pudimos a asistir al evento donde descubrimos sus cualidades musicales (ver video abajo) y deportivas. Aparte de sus formación en materias como teología o espiritualidad, los jóvenes se especializan áreas relacionadas con la salud como enfermería o fisioterapia.

Curiosamente la Eurocopa nos ha servido para conocerlos un poco mejor. Hacia las 11:00 de la noche, coincidimos con varios de ellos frente al televisor. Entre córners y fueras de juego nos comentan su entusiasmo por estar cerca del enfermo.

El Brother James Lé  es uno de los veteranos de la comunidad de Vietnam. Ha vivido en Canadá, Japón e Italia; nos sirve de intérprete hasta con los más jóvenes. Nos llama la atención de él su sensibilidad y su capacidad para hacernos sentir como en casa.

En cuanto le propusimos grabarle en video, no dudó en desempolvar su traje típico vietnamita.

Llegada a Vietnam

Hemos llegado a Vietnam, un país con una historia reciente muy agitada. Colonizada por los franceses a mediados del siglo XIX, fueron expulsados en 1954 tras la Primera Guerra de Indochina.

Dividido el país en Norte y Sur, los conflictos se intensificaron durante la Guerra de Vietnam, hasta la toma de Saigón (hoy Ho Chi Minh City) el 30 de abril de 1975 por parte del régimen comunista del norte.

La historia de los Hermanos de San Juan de Dios en Vietnam corre en paralelo a las vicisitudes del país. El 17 de enero de 1952 llegaron los primeros Hermanos desde Canadá para aliviar la pobreza en el norte del país liderados por el Hermano William Gagnon.  Tras el acuerdo de Ginebra de 1954 que dividía Vietnam en dos, los Hermanos se vieron obligados a abandonar el Hospital de Sacre-Coeur (en la foto abajo) y se trasladaron al sur para fundar el Hospital de Nuestra Señora del Buen Consejo.

Con el triunfo del norte comunista y unificación del país en 1975, los Hermanos debieron entregar el Hospital de Nuestra Señora del Buen Consejo a las autoridades, que lo renombraron Hospital de la Unidad. Algunos Hermanos quedaron en el hospital como trabajadores, y otros se dedicaron a aprender fitoterapia (medicina de hierbas), ya que el gobierno les impedía fundar o dirigir un hospital.

Bajo condiciones restrictivas y siempre a expensas de la autorización del gobierno, los Hermanos han ido ampliando sus servicios en las siguientes áreas:  medicina alternativafisioterapiaacupunturaonda corta, comedor socialcuidados paliativosnefrología y enfermos de VIH.

Hoy en día la comunidad de Vietnam es la más numerosa de Asia con 80 Hermanos. A pesar de la situación política, la relación con las autoridades locales es buena. Nos cuenta el Hermano Joseph que a menudo llaman del hospital para que algún Hermano preste asistencia en caso de operación. Incluso para la conmemoración de los 50 años del hospital, las autoridades han editado un libro dividido en dos partes, la primera hasta 1975, reconociendo la labor de los Hermanos, y una segunda desde la unificación. Hoy los Hermanos están esperando autorización para modernizar el alojamiento de los enfermos que vienen de zonas lejanas.

Yanbian Hospice Hospital, China. Centro de mayores y cuidados paliativos.

El Yanbian Hospice Hospital de los Hermanos de San Juan de Dios en Yanji es el primer centro de China que trata enfermos de cáncer en fase terminal. Los Hermanos fueron invitados por el gobierno chino al conocer su trabajo en Corea del Sur.

Fundado en 2006, el centro consta de dos unidades. El centro de mayores, con 18 residentes y el de cuidados paliativos con 11 pacientes. Cuando llegamos al centro de mayores, los abuelos jugaban en una mesa a una especie de petanca ideada por Brother Sebastian (el Hermano, con bata azul en la foto, inventa juegos para animar y mantener activos a los abuelos del centro). Al rato, Ji Jin Sheng, abuela de 84 años, cantaba una canción en japonés y dos mayores la seguían. Los más ancianos recuerdan el japonés, ya que Corea fue invadida por Japón desde 1905 hasta el final de la II Guerra Mundial.

A la unidad de mayores acuden voluntarios coreanos, ya que su comunidad es casi el 40% de la provincia. Si bien en China no hay cultura de voluntariado, en Corea lo normal es ser voluntario. En la foto, los estudiantes Han Jeonwoo y Han Jae Jeong, Yeajin Lee, Yoojin Seo incluso reciben créditos de su universidad por acudir a la residencia de mayores. Kim Hyeoung Hye, madre de los dos primeros, chicos, les acompaña.

La segunda unidad está dedicada a cuidados paliativos, aquellos pacientes en fase terminal. La estancia media es de tres semanas. Cada habitación consta de 4 camas; los Hermanos han adecuado 2 habitaciones especiales para que los pacientes en el último momento de su vida tengan intimidad con sus familias. Al pasar junto a la puerta podía oírse a una familia cantar una canción.

Nos dice Brother Joseph que el apoyo a las familias en el área de cuidados paliativos es muy importante. Se ofrece alojamiento gratuito, sala de karaoke, o una nevera donde los familiares pueden dejar la comida que han preparado en casa para su ser querido; con el buen tiempo (en invierno la temperatura baja a -20 grados) el hospital pone una ambulancia a disposición de las familias y así disfrutar de una comida juntos en el campo lejos del entorno hospitalario.

En nuestra visita pudimos conocer Feng qu mei de 68 años y aquejada de cáncer de pulmón, y a Pan wew bai, su hijo, quien cada tarde le prepara la cena. Con mucho cariño animaba a su madre a terminarse la sopa de soja y arroz. Abajo en la foto, Hong yu, de 6 años, nos saludó más apagado que de costumbre (los Hermanos nos dicen que es el terremoto de la planta) mientras su abuela le daba un masaje en la tripa.

Por la tarde Brother Thadu nos llevó a 20 minutos en coche al puente sobre el río Tumen, que separa China de Corea del Norte. Este puente fue usado por los refugiados norcoreanos que huían de la hambruna de los  años 90 en la que murieron más de un millón de personas. La película Dooman River (2010) trata de la vida en la zona.

A pie y tras varios controles, un grupo local se hacía fotos al principio del puente. Quisimos hacer lo mismo, pero un militar de paisano nos impidió sacar la cámara por ser extranjeros. Como no pudimos convencerle de que somos chinos, lo dejamos para otra ocasión 🙂

Esa misma tarde se celebraba El Día del Niño en la provincia. De vuelta al hospital pasamos por un parque donde jugaban padres e hijos. Nos sorprendió ver cómo todos los niños y niñas iban en cochecitos del mismo tipo. Nos cuenta el Hermano que  aquí la mayoría de los niños no tienen este tipo de juguetes; los alquilen sus padres en los parques.

Autonomía personal en Seoul Evergreen Center

En el Seoul Evergreen Center nos hemos asomado la clase de autonomía personal que se da a los jóvenes con discapacidad intelectual. Cuando llegamos, la educadora les estaba indicando cómo identificar el autobús correcto según su destino y cómo manejarse en el metro.

Después hemos conocido a los hermanos Eun-mi Do y Jae wook Do (en la foto); ella dibujaba flores y el veía la tele. Los dos comparten la misma discapacidad y la misma simpatía, no dejaron de preguntarnos cosas el rato que estuvimos con ellos. Pasan allí el día mientras la madre está trabajando; su padre murió de un infarto el año pasado.

En la puerta de al lado, la especialista trabaja terapia del lenguaje con Yu Jin Kim. Es muy tímido, pero al final nos enseñó sus dibujos. En la habitación contigua trabajan en la estimulación sensorial de Kim, autista, que en cuanto nos vió nos dió un beso en la mano y nos dijo que éramos muy guapos ( o eso nos dijeron!)

La guerra de Corea y los 5 Brothers irlandeses

La Guerra de Corea fue consecuencia de las tensiones surgidas de la división del país después de la Segunda Guerra Mundial. Tras la rendición incondicional de Japón, las potencias vencedoras dividieron el país en el paralelo 38, el norte procomunista y el sur pro americano. Tras cinco años de tensiones, el 25 de junio de 1950, Corea del Norte apoyado por China y Rusia, avanzó más allá de esta línea; el presidente Truman respondió con el envío de tropas con el fin de frenar el avance del comunismo. Tras más de dos millones de muertos en ambos bandos, el 27 de julio de 1953 en la que se firmó el armisticio.

Hoy el país sigue dividido por el paralelo 38.

El 19 de noviembre de 1959 los cinco primeros Hermanos, irlandeses, llegaron a Corea. Era aún un país devastado por la reciente guerra. Compraron una antigua fábrica textil japonesa y la convirtieron en un hospital, el Saint John of God Clinic de Gwanjou. Hoy 31 Hermanos y 230 trabajadores prestan servicios de salud y asistencia en Gwanjou, Chuncheon, Damyang y Seúl.

En la foto vemos a los cinco pioneros, del que sólo sobrevive Brother Brandon (sentado, más al centro, con entonces 25 años).

Uno de los continuadores de la labor de los cinco fundadores es otro irlandés, Brother John Conway. Vino para un año a Corea y lleva 30. Hoy es Prior de Gwanyou y Secretario de la Provincia de Corea. Es un enamorado del país y de su hospitalidad. Formado en enfermería y profesor de inglés en la universidad, impresiona ver cómo le aprecian todos en el hospital y cómo le abrazan los abuelas en el centro de mayores. Un persona especial Brother Conway. En el video abajo, nos cuenta su llegada a Corea hace tres décadas.

Bañera móvil y centro de mayores de Seúl

Hemos visitado el Seoul Evergreen Elderly Center , al que están adscritos más de 800 mayores del distrito. Allí trabaja la Hermana Ana María, granadina que lleva siete años en Corea que nos cuenta lo activos que son los abuelos coreanos. Se realizan todo tipo de actividades, como baile, percusión, gimnasia, ajedrez o jardinería. Se enseña caligrafía china e incluso se organizan competiciones de murales a nivel nacional, este año ganó un residente del centro. También se enseña Photoshop; varios abuelos traen fotos antiguas y ellos mismos las restauran. Lo que más éxito tiene es la sala de billar. Los abuelos van con equipación digna de una competición profesional. En la mesa del fondo un grupo aplaude a uno de los mayores que muy concentrado desliza el taco con un guante: “Korean champion, Korean champion”, nos señalan dos mayores levantando las cejas.

Lo que más nos ha sorprendido ha sido el servicio de baño móvil para aquellos que no pueden desplazarse. Cuatro personas, a menudo voluntarios, se encargan de transportar la bañera en una furgoneta a los domicilios de los 200 mayores con movilidad reducida o que no tienen baños en sus casas. Abajo una de las abuelas que nos recibió con toda la alegría cuando fuimos a visitarla con la Hermana Ana María. Por su avanzada artrosis no puede salir de su casa pero gracias al centro se beneficia de este servicio tan creativo.

Emilio y María de Villota

Gracias a Emilio y María de Villota por participar en “Qué es lo más bonito que han hecho por tí” y compartir vuestro testimonio.  Abrazo grande desde Seúl. Nacho&Carmen

Emilio de Villota 

Piloto Fórmula 1

María de Villota

 Piloto Fórmula 1

Integración y Cappuccino

La integración en una parte clave en el tratamiento de las personas con habilidades diferentes en los centros de San Juan de Dios que visitamos en Corea. Como dice Brother John Conway, dicha integración empieza por la propia terminología, ya no se habla de pacientes sino de “guests” (huéspedes) o “clients”. Los centros diseñan programas de capacitación con el fin de motivar a los clientes a realizar un trabajo por el que son remunerados. En este momento en el Chuncheon Welfare Center se realizan bolsas para la marca deportiva Feltics y se ensamblan fusibles para Hyundai.

En el Seoul Evergreen Center se realizan estuches de Hello Kitty y se embalan cientos de rotuladores exportados a Perú. Aquí, las madres de los clientes más jóvenes ayudan en la tarea. La música de la radio suena mientras las cajas de cartón vuelan a un ritmo desenfrenado sobre las pilas de rotuladores. Otros 20 clientes con esquizofrenia han salido a trabajar a un supermercado cercano; como dice Brother John, la integración es un proceso gradual que pasa por distintos programas hasta poder incorporarse al mercado laboral. Solo con una continua supervisión se evita que los clientes abandonen la medicación y empiecen desde cero, el denominado “síndrome de la puerta giratoria”.

Nos han sorprendido especialmente los proyectos que los Hermanos desarrollan en sus centros de Gwanjou y en Seúl. Integrada en el edificio del Hospital General de Gwangju se encuentra una cafetería de la franquicia Kenya Express, muy conocida aquí. La marca ha cedido gratuitamente al Hospital el uso de la marca, y el personal está compuesto clientes con discapacidad intelectual supervisados por el vietnamita Brother James.

En el caso de Seúl, Brother Andrew Lee ha concebido desde cero una cafetería “Granada Café”, que sería la envidia de cualquier Starbucks. Se nota su afición por el diseño gráfico, todo está cuidado al detalle. Los huéspedes del Seoul Evergreen Center muelen el grano y atienden a los clientes. Las galletas que acompañan el café vienen de un centro de dispacitados del otro lado del río Han que divide Seúl. De la caja se ocupa An Jong Nam, y de las mesas Gil Jin Hee, más extrovertida. En la foto se nos ve con Chu Jong Cheon, de 25 años; se iba corriendo a nadar con su padre, piloto de Korean Airlines.

A ver si volvemos pronto porque en “Granada Café” cada diez cafés te regalan uno…o si no, lo pedimos por internet. 🙂

Masacre de Gwangju, Gaegogi (carne de perro) y Hanbok

Hemos visitado el Memorial del Levantamiento Democrático del 18 de mayo, que conmemora los hechos que hacen de Gwanjou la cuna de la democracia en Corea del Sur. Desde ese día hasta el 27 de mayo de 1980, 150.000 personas se fueron concentrando en la Universidad para protestar contra los abusos del dictador Chun-Doo-hwan, tras su golpe de Estado seis meses antes. En ese tiempo cientos de taxistas y autobuses bloquearon la ciudad para impedir el paso de los tanques, pero el ejército usó aviones y paracaidistas para reprimir brutalmente la protesta disparando con metralletas a los manifestantes. Durante 9 días de represión murieron entre 1.000 y 2.000 personas. La masacre fue silenciada al mundo, y sólo 10 años después salió a la luz. Nos cuenta el Hermano John Conway que durante esos días admitieron a los heridos sin registrarlos en el St John Hospital, con el fin de proteger sus vidas. Abajo la imagen de los profesores saliendo de sus clases intentando parar a los soldados, el monumento en memoria a los caídos y la sala con las fotos de los fallecidos hasta la fecha.

A la hora de comer nos hemos encontrado con una sorpresa, hemos comido Gaegogicarne de perro. Su sabor es parecido al de la carne de ternera; se coloca en la plancha mezclado con verduras para que se cocine en su propio jugo y se envuelve en hojas de lechuga o menta con una suave salsa. Más tarde y descolocados por el tema, hemos preguntado al Hermano Andrew Kim por la raza; nos ha dicho que se aproxima al San Bernardo y que son criados únicamente como alimento. Aún seguimos dándole vueltas.

Aprovechado el dia festivo con ocasión del Buddha’s Birthday, hemos podido asistir a la ceremonia tradicional del té en Corea. La forma de servir el té formaba parte de las ceremonias de la corte real y en todo el proceso el numero 3 se repite. Se vierten 3 chorritos de té verde en cada vaso, se bebe en 3 sorbos y se toman 3 tazas. Las mujeres llevaban el vestido típico Coreano, Hanbok, de lineas simples y armoniosos colores, diseñado a finales de la Dinastía Joseon (principios del siglo XX)

Velos y flores blancas en Corea del Sur

Hemos llegado a Gwanjou, Corea del Sur, y este ha sido el caluroso recibimiento de los Hermanos (coreanos e irlandeses!). De hecho fueron cinco Hermanos irlandeses los fundadores del primer centro en 1960, poco después del fin de la guerra.

Recién llegados, sin abrir las maletas, hemos asistido en el St John of God Hospital a una ceremonia para recordar a los fallecidos en el centro en el último año que reúne a los familiares, trabajadores y voluntarios del hospital. Ha sido un acto tan emotivo que aún sin saber coreano nos ha emocionado. En Corea se honra a sus fallecidos con velos y flores blancas en señal de luto, con un baile simbólico representando la marcha del alma hacia la otra vida (la bailarina perdió a su marido este año) y un mural con todos los nombres de los fallecidos (en este caso en las ramas de un árbol)
El acto terminó con la proyección de un vídeo realizado por el Hermano Theo con las fotos de cada una de las personas fallecidas este año en St John of God Hospital. De nuevo, no hace falta saber coreano.

St. Thomas Hogar de Mayores, Chennai

Los Hermanos de San Juan de Dios tienen su delegación principal de India en Chennai, la antigua Madrás. Esta ciudad fue el primer puerto de la Compañía de las Indias Orientales, donde los ingleses construyeron en 1664 el Fuerte de San Jorge para proteger el comercio de especias frente a franceses, holandeses y portugueses. Hoy, con 7 millones de habitantes es la segunda ciudad tecnológica de India  y concentra numerosos call centers.

El centro de los Hermanos se encuentra en uno de los barrios más pobres de la ciudad, Poonamalle. Aquí no llegan las grandes empresas del centro ni el turismo. A menudo la gente salía de las casas o paraban la moto para darnos la mano sonriendo. Es aquí donde los mayores con menos recursos tienen un lugar para vivir, en el St. Thomas Home for the Aged.

Chennai tiene un gran significado para los cristianos de India (30% en Kerala y región Tamil), ya que el apóstol Santo Tomás llegó al sur de India en el año 52 y murió en esta ciudad. Chennai es una de las tres ciudades del mundo junto a Roma y Santiago de Compostela cuya catedral alberga los restos de un apóstol.

Bebés del St. John Hospital Kattappana

Hemos llegado a Kattappana en Kerala. El St. John Hospital es el más grande de la región, con 450 camas y  18 especialidades

Hoy hemos visitado el área de neonatos y esto es lo que hemos visto.

Brothers and Sisters

Se hace sencillo conocer a los Brothers & Sisters de el St. John of God Special School; sentarse para 10 minutos  y acabar 2 horas más tarde sin darte cuenta.

De izquierda a derecha, Brother Benedikt (su nombre de nacimiento es Thomas) es el Prior del centro. Lleva 57 años en la Orden dedicado sobre todo a formación. Su familia tenía tierras y le gusta encargarse del huerto y las vacas ( Clara y Nora las más veteranas)

Brother Shailendra Ohariya viene del norte del país y tiene 30 años. En diciembre completara su formación; hoy estudia Malayalam para moverse con soltura en la comunidad de Kerala.

Brother Augustine  (de nacimiento, Joy) heredó de su madre  el cuidar de los demás, por eso se unió a la Orden de San Juan de Dios al ver un anuncio en el periódico.  Tras formarse en Baviera, volvió a India para fundar y dirigir hoy la St. John of God Special School. Su móvil no para de sonar pero encuentra tiempo para supervisar las obras de la nueva residencia o llevar el viernes pasado a cuatro chavales del centro al cine.

La Orden de las Hermanas Hospitalarias de San Juan de Dios fue fundada en India en 1977 para trabajar en paralelo con los Hermanos. Hoy son 84. En la foto la directora Sister Stella María (su nombre de nacimiento es Salykutty Thomas), Sister Lisy Therese (Jincy Malhew) y Sister Smitha Therse (Smitha Raphael). Lysy y Smitha son primas. Es normal verlas trabajando el huerto con la azada, con la cocinera y trabajadoras sociales.

Suri

Suri participa en la construcción de la residencia del St. John of God Special School para los discapacitados que residirán toda su vida en el Centro. Muchas mujeres como ella tienen que compensar los problemas con la bebida de sus maridos saliendo a trabajar fuera de casa además de cuidar de sus hijos. En el tiempo que tomamos estas fotos pocos se movían tan rápido como ella.

Esta residencia tendrá 45 habitaciones; están acelerando su construcción antes de la llegada del monzón. Junto al edificio se construye un pozo para recoger el agua de las lluvias. Nos cuentan los hermanos que deben poner especial atención en el consumo del agua, dado que los residentes tienden a ser demasiado “generosos” en su uso.

Como curiosidad una muestra de la alegría que se respira en el centro. Incluso las papeleras son festivas.

Igualmente cerca del St John of God Special School hay un colegio infantil con mensajes en su fachada: “Make friends”, “Reach for school on time ” y “Go to school daily”

St. John of God Special School

En India hay  90 millones de personas con algún tipo de discapacidad, de los cuales 31,5 millones sufren discapacidad intelectual. A menudo estas personas sufren aislamiento y reciben únicamente apoyo de sus familias, las cuales a menudo carecen de los recursos necesarios para su atención y desarrollo.

El centro de St. John of God Special School, es uno de los 6 centros que la Orden de San Juan de Dios tiene en India. Fundado en 1998 con 5 niños huérfanos con discapacidad intelectual,  hoy  cuenta con 152 estudiantes de los cuales 105 son residentes. 

Aparte de ser hogar y escuela para sus estudiantes, ofrece servicios de: asesoramiento a padres y alumnos, rehabilitación, integración, hidroterapia, transporte, programas para el desarrollo de la mujer y  formación vocacional.

Estos días nos han acogido con inmensa hospitalidad los hermanos Augustine Polaprayil, Benedict Nadayil y Shailendra Ohariya (tiene 30 años y podéis encontrarle en Facebook) y los trabajadores del centro, abajo podéis ver a algunos de ellos.