Hemos visitado el Seoul Evergreen Elderly Center , al que están adscritos más de 800 mayores del distrito. Allí trabaja la Hermana Ana María, granadina que lleva siete años en Corea que nos cuenta lo activos que son los abuelos coreanos. Se realizan todo tipo de actividades, como baile, percusión, gimnasia, ajedrez o jardinería. Se enseña caligrafía china e incluso se organizan competiciones de murales a nivel nacional, este año ganó un residente del centro. También se enseña Photoshop; varios abuelos traen fotos antiguas y ellos mismos las restauran. Lo que más éxito tiene es la sala de billar. Los abuelos van con equipación digna de una competición profesional. En la mesa del fondo un grupo aplaude a uno de los mayores que muy concentrado desliza el taco con un guante: “Korean champion, Korean champion”, nos señalan dos mayores levantando las cejas.

Lo que más nos ha sorprendido ha sido el servicio de baño móvil para aquellos que no pueden desplazarse. Cuatro personas, a menudo voluntarios, se encargan de transportar la bañera en una furgoneta a los domicilios de los 200 mayores con movilidad reducida o que no tienen baños en sus casas. Abajo una de las abuelas que nos recibió con toda la alegría cuando fuimos a visitarla con la Hermana Ana María. Por su avanzada artrosis no puede salir de su casa pero gracias al centro se beneficia de este servicio tan creativo.